Fallece Pastora Domínguez, luchadora anticarcelaria y madre del compañero, ex-preso FIES, Xosé Tarrío.

Hace unos días se nos encogió el corazón al enterarnos de la muerte de Pastora Domínguez. Tuvimos la suerte de conocerla en algunas de las charlas que daba, contando la lucha de ella, su hijo Xosé Tarrío y sus compañera contra la cárcel y nunca podremos olvidar la energía tan bonita e irreductible que transmitía.

Vamos a compartir las palabras que han escrito desde el blog La Rebelión de las Palabras.

– – – – – – – – – – – – – – – –

Ayer fallecía de un infarto Pastora Domínguez, dejando en muches de nosotres una sensación de vacío, de pérdida y dolor. Madre del compañero Xosé Tarrío, asesinado por la hidra penitenciaria tras pasar más de 15 años recorriendo todos los penales del Estado y sobre cuyas vivencias, fugas, motines y dignidad leímos en “Huye, hombre, huye: Diario de un preso FIES“, libro en el cual nos acercó y relató las brutales condiciones de les preses FIES (condiciones que, por supuesto, se mantienen en la actualidad, si cabe de forma todavía más duras, mientras los miserables carceleros se manifiestan para pedir más derechos porque, al parecer, “se sienten desprotegidos y amenazados”), Pastora también fue una luchadora, activa contra el sistema penitenciario, contra los maderos y picoletos, los jueces, los fiscales y los burócratas que se encargan de llenarlos, y contra la lógica de explotación y la desigualdad de clase que a través de la pobreza y la represión despedaza personas y comunidades y origina el delito.

Para aquelles que la conocimos, Pastora no solo fue una compañera, una amiga, también un abrazo y una inspiración para continuar peleando contra el monstruo penitenciario y los valores y discursos punitivos sobre los que se sustenta. Siempre con la puerta de casa abierta, cuidó y acogió, además de dar varias giras por Europa para presentar el libro de Xosé, traducido a multitud de idiomas, y de participar en las iniciativas que pudo, además de colaborar en la fundación de Nais Contra a Impunidade, asociación que sirvió de plataforma y lugar común para muchas madres que, como ella, habían perdido a sus hijes a causa de los malos tratos carcelarios o en cuarteles y comisarías, o cuyes hijes, si bien no habían muerto, se encontraban sufriendo una situación así. Fue precisamente a causa de su militancia en dicho colectivo que fue encausada, junto a otras madres, por interrumpir una jornada de fiesta de la patrona de la Guardia Civil en Arteixo para gritarles a la cara lo que habían intentado tapar y encubrir, que eran unos asesinos y denunciar junto a su madre la muerte de Diego Viña, asesinado por los picoletos en el cuartel de Arteixo. Finalmente, y tras un largo periplo de varios años cargado de trámites, negligencias, abusos, todas fueron absueltas. La lucha de Pastora, por supuesto, continuó… hasta ayer.

Mujer coraje, refugio y afecto, de gran corazón y al mismo tiempo de gran carácter, decidida e incansable, Pastora, como tantes otres, se fue sin poder ver cumplidos los sueños de ver envueltas en llamas prisiones, comisarías y demás centros y símbolos de represión y tortura, pero aquí continuaremos abriendo camino para que algún día todas las malditas jaulas no sean más que un asqueroso recuerdo. Todo continúa…

Te vamos a echar muchísimo de menos, Pastora, gracias por todo y hasta siempre…

Solidaridad con Carmen Badía, en huelga de hambre desde el 11 de marzo.

Nota de prensa.
Zaragoza, 28 de Marzo de 2019.
Como ya venimos anunciando desde el 11 de marzo de 2019, Carmen Badía ha iniciado una huelga de hambre indefinida como último recurso para pedir su excarcelación por enfermedad grave.
A día de hoy, Carmen lleva 18 días en huelga y, al margen de la repercusión en los medios y el apoyo mostrado  (son ya 48 organizaciones y casi 400 personas particulares las adheridas a la petición de excarcelación), la situación de Carmen está empeorando cada segundo. A nivel físico: ha pasado de 64 a 56 kg, tiene muchos dolores de cabeza, de piernas y riñones. Y las únicas revisiones que le han hecho las ATS  (no ha ido ningún médico/a desde el primer día) son medir el azúcar y  la tensión y un único análisis  de orina en el que ha salido sangre. De la misma forma, su situación tampoco mejora respecto a las  concesiones en el régimen Penitenciario. Le han denegado, una vez más, la petición de un permiso  (Carmen no ha disfrutado de un permiso en los 14 años que lleva presa), así como también ha pasado  por Junta en relación a la clasificación de grado y continúa estando clasificada en segundo grado y como centro de destino la cárcel de Zuera. Finalmente, Carmen ha tenido que notificar formalmente mediante  una instancia que está en huelga de hambre para intentar conseguir recibir el apoyo sanitario correspondiente, lo que, entendemos, es una medida de chantaje a cambio de que la vuelva a visitar el médico/a.
Sin embargo, pese a ello, sigue sin tener el apoyo correspondiente que le suprimieron en diciembre  (apoyo de otras mujeres presas). Recordamos que Carmen, debido a su frágil estado de salud, necesita  una silla de ruedas para realizar cualquiera de las actividades cotidianas que exijan desplazamiento.
Lo que hace que le resulte prácticamente imposible salir de su celda sin ayuda y más aún, en su situación actual.
Apenas tiene fuerza para ducharse sola. Carmen sigue en absoluto abandono médico y humano sin que ninguna institución de nuestro gobierno mueva un dedo para remediar esta intolerable situación.
Actualmente el hecho de haber “formalizado” su declaración de huelga de hambre, hace que se haya abierto un procedimiento judicial al respecto cuyo protocolo a seguir es que se pueda acordar obligar
a alimentar a Carmen en contra de su voluntad, haciendo que termine forzosamente así la huelga, y poniendo fin a su único medio de reivindicar su excarcelación por enfermedad grave.
La condena de Carmen, a sus 62 años, es una condena a muerte. Y es justamente eso lo que está  poniendo en juego mediante esta huelga, porque ya no queda alternativa, porque la única resistencia
posible es allí dentro es con el propio cuerpo, con su propia vida. Esta no es una petición de solidaridad,  no es una queja contra el sistema penitenciario, es la exigencia de su derecho a la vida, porque a Carmen le están dejando morir, o lo que es lo mismo, la están matando.
Extracto de una carta de Luis Carlos Marín Tapia desde el C.P. Madrid IV en apoyo a Carmen
Badía Lachos a fecha 23-3-2019:
“Sobre la H.H. del 1-5-19 quiero agregar otra reivindicación, que es la excarcelación inmediata
de Carmen Badía Lachos en el C.P. de Zuera (Zaragoza) en la enfermería al tener uno o varios cánceres terminales, enfermedades de riñón y otras dolencias. Que tenían que aplicarle el art.
104.4 y 196 del R.P. para su excarcelación por enfermedad terminal y aprovechando para todxs lxs que se encuentran en igual o parecida situación, hemos de luchar por ellxs, por nuestros derechos, beneficios que se deberían convertir en derechos también y demás
reivindicaciones que se incluyen. Opino que no somos muchxs en esto, pero bueno lo más importante es que se sepa en las calles (carteles, panfletos, comunicados…), por supuesto subirlo a internet, que se conozca en todos los ámbitos, si no, no hacemos nada. La anarquía nos hará libres, la lucha no cesa. Viva la anarquía. Animo a todxs a que se impliquen en la lucha, es por el bien de todxs.”

Varios presos inician huelga de hambre en solidaridad con Carmen.

Campos del Río. 20 de marzo de 2019

Salud compañerxs! La semana pasada recibí copia de la carta escrita por la compañera Carmen Badía Lachos,  presa en Zuera (Zaragoza), en la que nos pone en conocimiento su huelga de hambre y sed, la que inició  el pasado lunes día 11 del presente mes de marzo, para denunciar su falta de atención médica y su  reivindicación de ser puesta en libertad en aplicación del artículo 104.4 del reglamento taleguero.
Lógicamente ante su situación no quedé impasible, me puse a escribirle una carta de apoyo y darle ánimos, que sintiera y sienta que no está sola. Pero claro, uno después no se puede quedar con los brazos cruzados, máxime teniendo idea de su sufrimiento e impotencia ante la maquinaria judicial y carcelaria, por lo que al
finalizar de escribirle, me puse a escribir a los siguientse organismos del estado español, para denunciar y ponerles en conocimiento la injusta situación de nuestra compañera: juzgado de vigilancia penitenciaria de Zaragoza, al director del penal de Zuera, al defensor del pueblo, al fiscal general del estado, a la secretaría general de instituciones penitenciarias y por supuesto, una carta urgente a Estrasburgo así como a la cruz roja internacional con sede en Ginebra.

Con lo dicho, deseo que todxs lxs compxs se impliquen escribiendo para denunciar y poner en conocimiento a todos y tantos organismos estatales e internacionales la situación desesperante de nuestra valiente compañera Carmen, debemos acribillarles con nuestros escritos. Como tendremos compas que no saben escribir o manera de expresarse, pido a Tokata y demás grupos de apoyo pro-presxs, que hagan unos prototipos de escritos con las direcciones de cada organismo competente, de modo que solo se rellene con los datos personales y firma, incluido el sobre franqueado; así, tan solo tendrán que introducir la carta en el buzón, aunque la mayoría de esas cartas al ser oficiales no necesitan sello, solo rellenar una instancia exponiendo le den curso, que para mí es más seguro, ya que tendremos copia, la amarilla que nos deben de entregar.

Pienso se estará de acuerdo con lo que he expuesto, igualmente estos modelos de escritos, pueden servir para el próximo 1 de mayo. Deseo se comente al respecto.

Deseo comunicar a todxs lxs compañerxs “presxs en lucha activa” que al conseguir una limitación de condenas con varios bloques, sumo un total de 50 años, 4 meses y 16 días que dejare cumplidos el próximo mes de junio del presente año 2019. Os lo hago saber, porque seré extraditado a Francia por tener dos cadenas perpetuas y 20 años de reclusión en rebeldía impuesta con total fraude de ley.
Se está luchando para anular mi entrega, aunque me siento fuerte e ilusionado de que una vez ante los jueces franceses, pueda conseguir mi libertad, llevo una buena chuleta basada en la última
reforma sobre la O.E.D.E. de 2014.

Salud y libertad.      Antoine

 

Información sacada de www.valladolorentodaspartes.blogspot.com

 

 

Las cárceles no son feministas.

Compartimos el texto de las compañeras de C.A.M.P.A., Colectivo de Apoyo a Mujeres Presas de Aragón.

Estamos más que acostumbradxs a que tras un asesinato o agresión machista, el populismo punitivo lo impregne todo. Y a esto no escapa el feminismo, o al menos una parte de él.

En el texto las compañeras atacan esa idea y defienden como la lucha feminista debe ser capaz de elaborar otras respuestas.

 

En relación al caso de Laura Luelmo muchas voces feministas han clamado a la sororidad, a nombrarlo violencia de género, a querer ser libres y no valientes al volver a casa…relacionando esto, una vez más, con la petición de cárcel o de penas más duras para los sujetos acusados de este tipo de actos.

La mediatización de los crímenes más terribles (y su impacto emocional en la sociedad) crea un caldo de cultivo fabuloso para implementar políticas en materia penal, lo que se conoce como populismo punitivo. El populismo punitivo tiene su base en el pensamiento neoliberal según el cual las responsabilidades son individuales y la sociedad es una suma de voluntades libres, admitiendo que no existen los condicionantes materiales o que no se construye nuestra personalidad en base a interacciones sociales.

Implantar la prisión permanente revisable en los casos de crímenes sexuales no va a contribuir a que los hombres dejen de matar ni agredir a mujeres; lo que sí va a hacer es reforzar la idea de que las responsabilidades son exclusivamente individuales1.

El internamiento penitenciario, con su carácter de institución total, genera por sí mismo un alto grado de conflictividad. La cárcel ―usando su terminología― no disminuye el crimen y además no “resocializa” a los/as condenados/as, es decir, no mejora las condiciones sociales ni personales, sino que únicamente las deteriora. El efecto disuasorio de la pena (a mayores penas, menor número de delitos) es un mito. Los crímenes son, en la inmensa mayoría de los casos, producto de vacíos y fallos en la estructura social del sistema, entre ellos se pueden encontrar la educación sexual y afectiva, las precarias condiciones económicas, la ausencia del acceso a recursos sociales, etc. Por ello, el castigo individual carece de utilidad en el sentido de solución o restablecimiento del daño.

El sistema penitenciario reproduce y legitima las desigualdades estructurales sobre las que se asienta. Desde C.A.M.P.A. se aboga por la abolición de las prisiones como alternativa al hecho de que seguir manteniendo el sistema penitenciario signifique seguir sosteniendo el deterioro de las relaciones sociales y de las condiciones de las personas. La filósofa Angela Davis, propone que las medidas para la eliminación de estos mecanismos punitivos instaurarían, poco a poco, las propias alternativas a la prisión2.

Se necesita exigir un sistema garantista en cuanto a derechos (salud, trabajo, vivienda, etc.) y alternativas basadas en el cuidado y la protección real de las personas; un sistema que revitalice la educación a todos los niveles desde un punto de vista antipunitivista y transfeminista. Esto supondría, por ejemplo, abogar por una justicia restaurativa para mediar entre la reparación y la reconciliación con las personas envueltas en el conflicto y la comunidad, favoreciendo así la cohesión y no la ruptura del tejido social. Cambiar el poder de intervención en la sociedad a nuestro bando.

Involucrar a la comunidad

También se pone de relieve la necesidad de replantear el sistema penal (la relación entre crimen y castigo), involucrando a la comunidad como elemento necesario para la labor educativa y como espacio para generar lazos y redes de apoyo. El principal efecto negativo del punitivismo (endurecer las penas, implantar la cadena perpetua…) es que nunca parte de un análisis de las causas de los problemas sociales (apoyado en la falacia de que da igual la causa que si el castigo es duro no se cometerá de nuevo el delito).

El punitivismo, por tanto, obvia el feminismo, obvia las causas y considera que los delitos son exclusivamente responsabilidad de las personas que los cometen y las únicas medidas que se toman al respecto están basadas en el castigo y no en la reparación de los daños.

Si tratamos la violencia machista como una serie de problemas individuales que no están entrelazados entre sí, con ello sólo conseguiremos invisibilizar su causa: la estructura heteropatriarcal que actúa como nexo en toda esta problemática. Así, suscribimos las palabras de Laia Sierra: “es legítimo, comprensible y respetable que desde el dolor se pueda reivindicar ‘mano dura’ contra los victimarios, pero la empatía y solidaridad con las víctimas y con las supervivientes no nos puede llevar a aceptar que el Estado guíe su política criminal en relación a ello’3.

Dejar de poner el foco en el castigo

Desde los feminismos tenemos ciertas responsabilidades a este respecto. Es otra lógica, diferente a la impuesta desde el sistema heteropatriarcal, en la que debemos indagar y comenzar a pensar el lugar dónde nos situamos, en este caso, dentro del circuito del sistema penal.

Si a nosotras “mujeres agredidas” (y podemos extender esto a otros colectivos), a las que se les nos debe proteger y las que, para protegernos, tenemos que vivir con miedo, cautas, inseguras…se nos ubica, también desde cierto feminismo, en la categoría de víctimas ¿Quién va a ser y en qué lugar se encuentra ese “ente salvador”? ¿En el Estado, en el sistema penal, en la justicia, en los hombres que no agreden? ¿Esos son los salvadores?

La antropóloga Rita Segato, en su libro La guerra contra las mujeres apunta: “Esa construcción colonial moderna del valor residual del destino de las mujeres es lo que necesitamos desmontar, oponer y reencaminar, porque es de este esquema binario y minorizador que se derivan no sólo los daños que afectan a la vida de las mujeres, sino que también se expresan los males que afectan a la sociedad contemporánea como un todo”.

¿Qué va a contribuir a que la sociedad se transforme? Hay que destacar el valor y el potencial de las miles de personas que salen a la calle, a las concentraciones y paros en los que se expresar su rechazo ante la violencia patriarcal. Dejemos de poner el foco en el castigo, dejemos de pensar que la culpa es individual y utilicemos toda esa potencia para generar posibilidades de cambio social desde la raíz.

¿Quién está en la cárcel?

Afrontar el problema de otra manera es obviar todo lo expuesto por el movimiento feminista. El punitivismo, el castigar individualmente y de la forma más dura, choca frontalmente con la socialización, la colectividad y con el objetivo de trabajar las intersecciones que intervienen en los conflictos sociales de manera fructífera y vital. El punto es cómo educamos a la sociedad para entender el problema de la violencia sexual como un problema político y no moral como bien apunta Segato.

Pensar que la cárcel es necesaria no es más que algo que nos han hecho creer como si fuera un rasgo intrínseco a la vida y a nuestro sistema político y social. Es por ello que no es fácil el deshacernos de esta supuesta necesidad de castigar y de encerrar a las personas en pos de mantener nuestra propia seguridad y la del propio sistema bajo la perversa y falsa premisa de la reinserción, que lo único que hace es precarizar la existencia.

La cárcel se instituye como penalizadora de conflictos que expulsa toda disidencia que cuestione su estructura precisamente para mantenernos dentro del orden establecido. De esta manera podemos comprender que precisamente se encarcela no a las personas según el delito que cometen, sino según sus condiciones sociales: pobres, disidentes, refractarixs, marginadxs. Cuando la representación simbólica de la “maldad” se acoge a denominar mediáticamente un “Otro/a” como enemigo, cambia las condiciones de visibilidad de un problema que es estructural y no individual.

La cárcel pretende ocultar a las personas detenidas etiquetándolas como monstruos delincuentes, de tal manera que generen indiferencia y repulsión a la sociedad. Esta no es más que una manera de desresponsabilizarnos, pues la ciudadanía se siente, así, ajena al criminal y, los funcionarios, ajenos al verdugo4.

La mirada abolicionista es difícil de gestionar cuando la cultura del castigo está arraigada en todos los frentes, tanto en el de los opresores como en el de las oprimidas. Nos basamos desde hace siglos en una cultura del castigo de este Otro, del hereje, de la bruja, del loco, del delincuente, del mafioso, del pedófilo, del terrorista, en definitiva, del enemigo. La cultura así instituida es, en suma, un elemento de adiestramiento y etiquetación mediante el mecanismo pena-castigo para producir subjetividades “a imagen y semejanza” del funcionamiento capitalista.

Se trataría, entonces, de seguir planteando, pensando y construyendo, desde otro lugar, alternativas y estrategias contra sistemas que nos oprimen y nos impiden tener una vida digna y sostenible y que, en definitiva, merezca la pena ser vivida. Es necesario poner a los feminismos a trabajar en este sentido, y no en otros. Poner a los feminismos de nuestro lado. Porque las cárceles no son feministas.

1 «La violencia machista, al ser puesta entre rejas, se presenta como una excepcionalidad individual, separándola de prácticas sociales y violencias cotidianas y convencionales que la posibilitan, invisibilizando el carácter histórico de la sociedad patriarcal y de la actual estructura social de relaciones de poder. Si queremos construir un mundo más justo, más humano, la cárcel no sirve ni para nuestrxs peores enemigxs. Tenemos que ponernos ya a pensar otra manera de solucionar los conflictos que no pasen por la lógica punitivista que únicamente castiga a las personas y no se ocupa de las condiciones que conforman el conflicto». C.A.M.P.A., Como enfrentar el caso de “La manada” desde un transfeminismo antipunitivista. Recurso web: https://campazgz.wordpress.com/2018/05/03/como-enfrentar-el-caso-de-la-manada-desde-un-feminismo-antipunitivista/disciplina y un control para poder ejercer el control sobre esa población.

2 Davis, A. Democracia de la abolición. Prisiones, racismo y violencia. Trotta, Madrid, 2016.

3 Sierra, L. Populismo punitivo o como se instrumentaliza el dolor de las víctimas. Recurso web: http://www.pikaramagazine.com/2018/02/populismo-punitivo-o-como-se-instrumentaliza-el-dolor-de-las-victimas/

4 Guagliardo, V.: De los dolores y las penas. Ensayo abolicionista y sobre la objeción de conciencia. Traficantes de sueños, Madrid, 2013.

  (Colectivo de Apoyo a las Mujeres Presas en Aragón)

Contra el encierro, recopilación de acciones solidarias.

Recopilamos varios gestos y acciones solidarias que se han producido a lo largo del Estado (y fuera de él) durante las últimas semanas.

Madrid, 28 diciembre de 2018. Concentración de Familias Frente a la Crueldad Carcelaria.

“Los de ahí enfrente torturan a la gente”

Con la animosa participación de familias, amigos y personas solidarias se llevó a cabo la concentración promovida por FFFCC (Familias Frente a la Crueldad Carcelaria) ante la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias.

Incorporamos también el enlace con el podcast de Tokata en torno al acto, grabado en directo, ya que estuvieron presentes en la concentración:

https://www.ivoox.com/tokata-y-fuga-29-xii-2018-de-pie-frente-a-audios-mp3_rf_31091291_1.html

Extraído de: http://valladolorentodaspartes.blogspot.com

 

Más pancartas y pintadas en Madrid.

Extraído de: www.tokata.info

Marchas a las cárceles de menores, mujeres y migrantes en Barcelona.

Cartel de la convocatoria y fotos.

 

 

Marcha a la cárcel de Navalcarnero en Madrid.

Cartel de la convocatoria, fotos y vídeo:

 

Concentración frente a la cárcel de Korydallos, Grecia.

Como ejemplo de las numerosas marchas que se hacen todos los 31 de diciembre por todo el mundo, compartimos unas fotos de una concentración frente a la cárcel de Korydallos en Atenas.

 

 

 

Otra muerte más en prisión.

Hace unos días nos enteramos de la muerte en la prisión de Zuera, Zaragoza, del preso Luis Miguel Mingorance Corral. Murió de una metástasis pulmonar a poco menos de dos años de ser excarcelado.

Cabe recordar que una de las principales reinvindicaciones de lxs presxs en lucha, que durante el 2018 ya han hecho tres huelgas de hambre además de otras formas de presión, es una atención médica digna e independiente de insituciones penintenciarias. El caso de Luis Miguel evidencia otra vez más, que lxs pobres mueren en la cárcel y de cárcel.

“Huesito Pavo”, como era conocido por muchxs de sus compañerxs y amigxs perteneció al Colectivo de Presxs Sociales Anarquistas, COLAPSO, participó en la lucha contra el FIES (pasó 10 años entre aislamiento y este cruel régimen) e hizo huelgas de hambre, como en el 2014, cuando llevaba 14 años preso.

Aquí puede verse también un comunicado suyo del 2013.

Pinchando aquí podéis leer el texto “La realidad habla por si sola” del compañero Juankar Santana Martín.

Y aquí otro texto de Laura Delgado colgado en su página web Abogacía en prisiones y del que copiamos un extracto.

Muerte por inasistencia médica, deberían de decir en honor a la verdad. Tú no has muerto de forma natural, Huesito, tú te has ido porque te han dejado ir. Tú te has ido porque tu vida valía menos que la de cualquier otro ciudadano libre. Tu vida era como de segunda, así que no valía la pena velar por ella; por más que la ley diga blablablá. Tu delito fue el de nacer donde naciste, sin más. 
Que nadie intente convencerme de lo contrario.

No podré tener más que ese recuerdo para revivirte, no perderte o conservarte. Nunca sabré siquiera si tú mismo lograste volver a inmortalizarte antes de irte.

Nunca sabré tantas otras muchas cosas que me hubiera gustado saber…

Huesito.
Que la tierra te sea leve.

Que dejes tanta guerra como paz te espera en el cielo.

 

 

¡Abajo los muros de las prisiones!

Agitación en La Mancha por la huelga de hambre de lxs presxs en lucha.

Ya publicamos las pancartas que aparecieron por Ciudad Real el día que comenzaba la huelga de hambre de lxs presxs en lucha, la tercera de este 2018.

Ahora actualizamos con más información que nos ha llegado vía email de varias pintadas hechas por la capital, pero también por otros pueblos de la zona, así como la difusión de panfletos con la tabla de las 12 reivindicaciones.

[Palencia] Crónica de la marcha a la cárcel de Dueñas.

El 15 Diciembre 2018 algunxs compañerxs de diversos lugares nos hemos concentrado delante de la prisión de La Moraleja (en Dueñas). Los motivos que nos han empujado a hacerlo son varios:

1) Allí estaba el compañero Ruiman encerrado hasta hace unos días. La semana pasada se realizo una campaña en su solidaridad ( envió de faxes, llamadas,etc) y al segundo día de campaña lo han enviado a su tierra, siendo esta, una de las reivindicaciones que se exigían, no podemos estar mas contentos. Estaremos felices cuando lo veamos en la calle libre y vivo. Mientras tanto que no se crean los de IIPP que lo hemos olvidado, por el también estuvimos y estaremos en alerta, hasta que veamos cumplidas todas nuestras/suyas reivindicaciones.;

2) En solidaridad con todxs lxs presxs en lucha que actualmente están en huelga de hambre (del 15 al 25 Diciembre). Una lucha individual y al mismo tiempo colectiva, por la libertad, por la dignidad, por la salud en definitiva por aquello que nos hace hombre y mujeres libres en nuestros designios, por la hermandad entre lxs oprimidxs y la guerra al vil explotador y opresor.

La protesta a medio día ha transcurrido con normalidad, se ha puesto música, hablado por el micrófono, conversado con algún preso y muchos de ellos respondían con saludos desde las ventanas. Se ha circundado la prisión y por medio de unos globos se han levantado algunas reivindicaciones escritas en algunos folios. Los guardianes, poco propensos a leer y al frió continuaban a pasar en sus coches y grabándonos con cámaras de vídeo. Los compañerxs presentes hemos decidido dar por concluido este momento de protesta hacia las 15 horas, cuando las pocas familias que habían acudido a visitar a sus familiares presos abandonaban el lugar. Nos llamó la atención los pocos familiares que acudían a las visitas. Hay que agradecer de esto a la huelga que están haciendo los carceleros que a conciencia están obstaculizando la normales visitas. No son carceleros son asesinos a sueldo.

Animo a todos y todas en estos días (y en los venideros).

Hasta que todxs seamos libres!!


Si tocan a unx, nos tocan a todxs

(A)

Info sacada de: http://valladolorentodaspartes.blogspot.com y de Presxs en Lucha.