Salas de apuestas, otro virus.

Compartimos este texto, sacado de la página de lxs compas de DiarioDeVurgos.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –  –

Con el coronavirus llegó el parón en las competiciones deportivas y con ello el fin de la mayoría de las apuestas, pero debemos recordar que este tipo de negocios (ahora sólo disponibles de manera online) no sólo ganan dinero con las apuestas deportivas (aunque estas sean una de sus principales fuentes de ingresos), ponen a nuestra disposición un gran número de formas de vaciarnos los bolsillos: poker, ruleta,…
De hecho, una de los pocos gastos que han aumentado con el coronavirus es el poker online. Es lógico, personas con adicción encerrados en casa con mucho tiempo libre y una conexión a internet, una trampa perfecta.

¿Y qué ha pasado con los locales? Muchísimas salas de apuestas, casinos, bingos, … cerrados (al igual que el resto de comercios). En diversos medios de comunicación hablan de ellos como unas de las grandes víctimas. Suena casi paradójico que llamen víctimas a los verdugos de tantas personas.
Pero una vez más parece que los empresarios del juego no tienen de qué preocuparse. Es bien sabido que tiene amigos entre la clase política (un ejemplo lo tenemos con Rafael Catalá contratado como colaborador externo y asesor global de relaciones institucionales en Codere). De momento Almeida ya ha dicho que en Madrid se les rebajaran los impuestos, ¿será el único?

– – – – – – – – – – – – – – – –

Nota de Aleva: Queremos recordar que por esta zona también se está dando batalla a este virus, el de las apuestas:

[Ciudad Real] ¡Fuera las salas de apuestas!

 

 

Solidaridad con Gabriel Pombo da Silva

Recibido en el mail:

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Secuestro de Gabriel Pombo da Silva por parte de las fuerzas
armadas portuguesas y entrega al Estado español.

Compartimos información sobre el secuestro que está sufriendo Gabriel desde el 25 de enero así como la eminente entrega al Estado español para ser juzgado por la jueza Mercedes Alcázar Navarro del Juzgado Penal nº2 de Girona.
Toda la información está detallada en el cartel y faszine que se
adjuntan: animamos a imprimir y difundir esta información por los
confines del espacio para que se sepa lo que hacen las fuerzas fascistas y antilibertarias y que la sociedad sepa de este nuevo caso de terrorismo de Estado.
Más allá de la difusión, se está llevando a cabo la recaudación de
fondos para costear la defensa de Gabriel. Para colaborar con los gastos de la defensa se puede:
-Ingresar en la cuenta corriente abierta para la defensa de Gabriel: Más información en el fanzine.
-Comprar su libro: Diario e ideario de un delincuente. Su precio es de
10€. Para adquirirlo puedes contactarnos en este correo o mediante el
SOV-CNT Vigo (adjúntase hoja informativa del SOV-CNT Vigo para la
compra).
-Por último, organizar actividades, jornadas o cualquier acción por su
defensa y poner sobre la mesa lo que sucede .
En Vigo vamos a hacer unas rifas a 1€/nº bajo el lema: Por los derechos humanos de las personas bajo custodia.
Para el premio pensamos en una cesta con material de diferentes
individualidades/asociaciones/organizaciones. Por lo tanto, si queréis
colaborar aquí esperamos vuestra respuesta.
Sin más, gracias por la atención
¡Difusión! ¡Acción!
¡POMBO LIBRE!

Fanzine para descargar: Diario e ideario de uin delincuente.

Un hasta luego, o quizá, un adiós.

Hace unos de días nos dimos de bruces con la noticia del cierre, temporal pero puede que defintivo, del blog La Rebelión de las Palabras.

No queremos hablar sobre temas que lxs compas que lo gestionan ya abordan en su texto, poco más tenemos que añadir.

Lo único que nos gustaría decir(les) es que cuando empezamos con este proyecto, nos apoyaron y ayudaron en todo momemto, haciéndonos sentir mucho menos perdidxs y un poquito mejor en un mundo tan frío y hostil como internet.

Hemos accedido a muchísima información gracias al curro de traducción y recopilación que habéis hecho, nos habéis dado a conocer historias que nos han conectado con personas que pedían solidaridad a miles de km, hemos visto discusiones que nos han enriquecido y hemos podido difundir y agitar con material que a lo mejor se hizo en la otra punta del mundo.

De todas formas, los proyectos mutan, y también mueren. Y las energías por acabar con la dominación se trasladan a otras luchas, otras tácticas.

Esperamos coíncidir con vosotrxs en algunas de ellas.

Abrazos anárquicos.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Texto de lxs compañerxs de La Rebelión de las Palabras.

Un hasta luego, o quizá, un adiós…

Hola a todes.

Desde un tiempo a esta parte, venimos cuestionándonos de forma interna la utilidad real de este blog para los movimientos sociales, o revolucionarios, de nuestro entorno y más allá. Hemos intentado revisar cuáles eran realmente nuestras aportaciones a la lucha y cuáles, en cambio, contribuían solamente al espectáculo, el folclore, y un radicalismo puramente estético. Hemos querido echar la vista atrás, ver los cambios en las noticias y materiales, las derivas que habíamos tomado, un poco impulsades por nuestro propio criterio, pero también por las fluctuaciones en el tipo de contenidos que nos llegaban. A través de este ejercicio, nos dimos cuenta de que también teníamos otra necesidad, que tenía que ver con la forma en que determinados movimientos o espacios de lucha nos percibían y contaban o no con nosotres como un espacio de difusión para sus iniciativas, convocatorias, proyectos o reflexiones. Y esto, a su vez, nos llevó a la situación que tenemos ahora.

Sabemos que los tiempos han cambiado, y aunque parezca que siempre han estado ahí y a pesar de que muchas personas son ya incapaces de imaginarse el mundo sin la mediación de esas telarañas, cuando este blog (antes alojado en Blogspot) comenzó su camino, hace unos 10 años (¡se dice pronto, eh!), las redes sociales apenas tenían presencia en nuestras vidas (por supuesto, estaban ahí, pero no tenían la ubicuidad omnipresente y omnipotente que tienen ahora, ni mucho menos), y realmente sentíamos que los blogs o los portales web antiautoritarios eran proyectos importantes, que cumplían un papel importante, y estaban insertos directamente en las luchas de su entorno, como amplificadores de las acciones y proyecciones de las mismas, y como cosecha a su vez de las noticias que llegaban, a un ritmo también muy diferente y con unos vínculos bastante más auténticos, desde otros territorios, desde «el exterior». Lo que se hacía, los debates que se tenían, daban contenido y a su vez, el contenido generaba debates reales y proyectos en la calle, fanzines, publicaciones, grupos de peña con ganas de hacer cosas organizándose de forma espontánea y experimentando, en una constante dialéctica de impulsos. Ahora, en cambio, la realidad nos golpea y, ya sea por honestidad o por respeto, nos obliga a recular y a hacer autocrítica y crítica a la vez.

El hecho de que la mayor parte de proyectos del estado español (centros sociales, ateneos, locales anarquistas o no específicamente anarquistas pero sí afines a unas fórmulas de auto-organización y un planteamiento autónomo y combativo, colectivos diversos, individualidades…) hayan dejado de utilizar herramientas como este blog para difundir sus proyecciones nos hace pensar que ya no consideran estas herramientas como suyas, sino que de algún modo hemos ocupado una esfera de lo ajeno. Esto no lo decimos con afán de reproche, para nada, y tal vez no sean más que nuestras propias impresiones, pero sí nos entristece, y no por el hecho de que X gente no nos mande sus convocatorias, sino porque ésto pone en entredicho la única razón de ser de un proyecto como éste. También sentimos ésto cuando vimos que recibíamos más noticias y peticiones de difusión de convocatorias de lugares que se encontraban a miles de kilómetros de distancia, que de nuestro propio entorno. Cuando vemos que esos mismos colectivos cercanos en la geografía priorizan (cuando no utilizan en exclusiva) las redes sociales como Facebook o Twitter, sobre las que tanto se ha discutido y hablado, mientras que no se cuenta con proyectos afines, auto-organizados y vehiculados por servidores de naturaleza también cercana, como Noblogs, Espiv u otros (dentro de la contradicción de asumir el uso de Internet sabiendo que es, por defecto, «terreno enemigo») entonces, al menos para nosotres, llega el momento de plantearnos si merece la pena seguir con ésto, y la verdad es que creemos que no. Hemos llegado al punto en el que sentimos que contribuimos a una imagen de nuestras luchas totalmente ficticia, desconectada de las calles y sus inquietudes y tensiones. No queríamos seguir desde la desmotivación.

Además, sentimos, como ya hemos dicho, que se da una importancia excesiva a la imagen y el folclore, sin pararnos a pensar qué tipo de proyectualidades alimentábamos con ello, y qué discursos poníamos en el centro, deslizando el debate hacia un enfoque paralelo desconectado de la realidad cotidiana de los lugares y relaciones que habitamos. Queremos recuperar la cordura, bajar de las nubes, poner los pies en el suelo, ensuciarnos en el terreno inmediato en el que nos encontramos, y hacerlo con la convicción de que estamos presentes no solo en nuestros guetos sino también en las contradicciones y tensiones de otras. Porque nos cansa la egolatría de determinados planteamientos, los juicios, la superioridad moral, y el enfoque mayormente estético, el «nepotismo» radical, que también nosotres proyectamos en infinidad de ocasiones a través de nuestra labor aquí, y en los contenidos y reflexiones a los que de algún modo terminamos dando prioridad.

A ésto tendríamos que sumar la necesidad de algunas personas que participamos en esto desde hace más tiempo de cuidar nuestra salud mental, priorizarnos, y dejar a un lado proyectos que nos exigían una disposición más o menos rutinaria y constante, y un trabajo que no siempre podíamos hacer (con la carga de cierta ansiedad que ésto nos provocaba a medio-largo plazo), y que por momentos incluso dejaba de ilusionarnos, por motivos que no necesariamente tienen que ver con lo expresado más arriba en este escrito, sino por muchas otras razones. Necesitamos aire, y creemos que es hora de tomarnos un descanso.

A lo largo de todos estos años, el blog ha sido llevado por una sola persona, exceptuando este último año o dos años (más o menos) en que, efectivamente, otras personas se sumaron de manera un poco intermitente, y empezamos a usar un plural mayestático en parte por visibilizar este cambio pero, sobre todo, por una mezcla entre despistar y hacer la gracia. Pese a todo, los vínculos siempre han conectado a más de una persona, y la actividad en este blog nos ha permitido conocer a muches compañeres, con algunes de les cuales forjamos poderosos lazos que duran hasta hoy (otros, en cambio, han quedado, afortunadamente, en el olvido) y que han dado lugar a otros proyectos y vínculos. Hemos pasado por diferentes etapas, en todas hemos cometido errores, hemos sucumbido a muchas cosas que condenábamos, hemos aprendido y hemos corrido riesgos y, al mismo tiempo, hemos tenido la sensación de no estar haciendo lo suficiente y la necesidad de ir mucho más allá y de no quedarnos en la soledad y la madera de árbol hueco que a veces es lo virtual. También hemos hecho aportes que otros colectivos nos han hecho llegar que les han servido, traducciones, reflexiones, ediciones, y eso es, posiblemente, lo que más valoramos, junto a la cantidad de afinidades (¡y de discrepancias!) que nos hemos encontrado, y los frutos que algunas de esas casualidades han dado. ¡Eso que nos llevamos!

No queríamos caer en ningún discursito moralizante ni en ninguna nostalgia resentida porque odiamos esos finales y porque, volvemos a decir, comprendemos estos cambios y el efecto que han surtido también dentro de nuestros entornos, y nosotres hemos usado redes sociales, algunes las siguen usando, y pese a nuestras abundantes críticas no creemos que su uso esté mal per se (y sobre ésto podríamos debatir durante horas, pero por favor, cara a cara). Al final lo hemos hecho, hemos caído en ambas cosas, la moralina y la nostalgia, lo sentimos. Tampoco queríamos que esto sonase a despedida amarga, pero creíamos necesario explicarnos y dejar escrita una pequeña crítica para que aquelles compañeres que así lo sientan y quieran, la recojan e interpreten como consideren. No es nuestra intención dar lecciones, sino simplemente irnos como llegamos, tratando de aportar al debate.

No pensamos que vayamos a dejar vacante nada. Quedan muchos otros proyectos de contrainformación o comunicación anarquista o antiautoritaria en Internet con los que en un momento dado hemos encontrado (y en algunos casos compartido en cierta profundidad) bastante afinidad, y que hacen un gran trabajo. Por reseñar unos cuantos: Briega, Portal Libertario Oaca, ALasBarricadas, Tokata.info, Publicación Refractario, Anarquia.info, AlGrano, Aleva y, para quienes sois más políglotas, otros como 325 (un enorme saludo para elles), Act For Freedom Now!, Enough is Enough, CrimethINC., y otros muchos que podéis ver en la columna lateral derecha del propio blog. Pero sí nos gustaría que, por favor, recuperásemos el espíritu conspirativo que tenía la comunicación anarquista en otro tiempo. No hablamos de renunciar al ordenador o al móvil y limitarnos a planchas de imprenta clandestinas como si viviésemos en el S. XIX, como decimos, los tiempos han cambiado, pero sí de intentar cuidar más nuestra comunicación y de potenciar (frente a las grandes plataformas y los grandes medios del enemigo) los proyectos que han nacido con la intención de ser un pequeño amplificador más para las voces y para las revueltas que desde las calles de nuestros barrios, pueblos o villas desarrollan iniciativas y raíces sin domesticar que agrietan la gris losa de cemento de los amos, invaden sus jardines y dan luz a bosque y nueva vida.

El blog permanecerá abierto, pero, en principio, no vamos a volver a publicar en él, al menos por un largo período de tiempo.

Ha sido un placer, en muchos sentidos, y estaremos encantades de reencontrarnos o de conocernos y descubrirnos en otras historias, en otros momentos y lugares. Nos vemos en las calles, porque allí es donde se encuentra la lucha. Siempre ha estado allí, nosotres no.

¡Viva la anarquía!

La Rebelión de las Palabras

Proyecto virtual de contrainformación anarquista

 

 

. . . . . . . . . . . . . . . . . .

** Lxs compas de www.alasbarricadas.org aprovechando la misma noticia han escrito un texto que queremos también añadir a esta entrada.

Texto de alasbarricadas.org

Desde este mismo portal allá por 2.012 reflexionábamos sobre las «virtudes» (que no) de la web 2.0 y acordábamos que, pese a generarnos un asco inmenso el modelo de red social estilo FB (más aún cuando dejó de ser posible emplearla con pseudónimos), crearíamos allí una cuenta dados los intentos de suplantación del portal para que al menos nadie en esas redes se llevase a engaño sobre el contenido que desde aquí compartíamos. El acuerdo también incluía que la info a esas RRSS fuese «desatendida», esto es, nadie tenía que dedicarle ni un minuto de su existencia a «dinamizar» contenidos en aquella época en la que «Community Manager» nos sonaba simplemente a otro bullshit-job que diría David Graeber. Nuestro pequeño corazoncito cyberpunk se estremecía ante la insania del control total, la pesadilla panóptica de Bentham se convertía, para muchos, en sueño de conectividad (mediada por el capitalismo) y cercanía.

Los años han pasado y cada vez nos sorprendía menos que la gente compartiese en redes altamente monitorizadas contenidos políticos de los que empresas capitalistas sacaban tajada (recordemos: nos «dejan» su infraestructura a cambio de conocer todos nuestros movimientos y que les creemos el contenido que ellos no pueden/saben/quieren crear). Dejábamos a las Brigadas de Información estupefactos también ante la facilidad para poder trazar un «mapa» de los contactos y colegas que mantenía cada activista. Pasamos de la fijación (que algunos aún mantenemos) por el anonimato y disolución de la autoría a ser etiquetados en fotografías que nunca quisimos vieran la luz y poner «Me interesa» a una charla o taller que no nos interesaba nadie más necesitase conocer. Pero ya resultaba casi la única forma de estar al día de conciertos, eventos, talleres y charlas. Parecía que «nos sentíamos más cerca» cuando en realidad la economía de la atención se estaba imponiendo, junto a la geolocalización ya masiva a partir de la imposición generalizada del smartphone (porque así ha sido: imposición, o tienes whatsapp o muchos de tus amigos ya no lo serán). Llegó Cambridge Analytica, llegaron las manipulaciones masivas a través de redes. Y una vez más observamos, estupefactos, como nada cambiaba pese a tales revelaciones. Los foros se fueron extinguiendo, el intercambio crítico de ideas se redujo a 180 caracteres, los debates sosegados y pausados con perfectos desconocidos mutaron en pequeñas burbujas de afinidad transidas de publicidad y ojos onerosos.

Si antes recibíamos numerosos comunicados vía correo o a la planilla de Noticias y nos enorgullecíamos de tener una Agenda Libertaria con eventos de toda la geografía del estado español, estos comenzaron a reducirse exponencialmente y casi se reducían a sindicatos que nos mantienen en su lista de «Comunicados de Prensa» pero que jamás aportan, por ejemplo, el link a la noticia en sus propios medios para al menos realizar la labor de forma sencilla: ahora a cada comunicado le sigue un rato de búsqueda del mismo en sus propias redes para poder tener esas imágenes alojadas. Así, el «modo de producción» cambiaba: se trataba de «seguir» y rastrear a numerosos colectivos anarquistas por sus «RRSS», buscar proactivamente esa información, alojar todas las imágenes y datos en servidores no comerciales, multiplicando a su vez exponencialmente el tiempo que necesitábamos dedicar a cada noticia (recordadlo compas «CM»: vuestras fotos en FB/TW son efímeras y un sencillo cambio en la cuenta hace que, a dos años vista, desaparezcan por completo) y obligándonos a tirarnos horas en redes que despreciábamos y detrayendo tiempo para la reflexión serena. Cada vez más nos preocupa la pérdida de memoria militante, esto es, la práctica imposibilidad de tener un listado somero de las cosas que realmente hacíamos o la posibilidad de encontrar aquel dato, aquella charla que uno recordaba entre el tráfago absoluto de las redes. Debates que sólo se dan en TW sobre cuestiones realmente necesarias para el movimiento y cuya mera exposición en un tablón «público» (para quien tenga cuenta y tiempo diario para revisar toooooooooodo el timeline de toooooooda la gente) se convierte en «aviso suficiente» (recordamos algunos casos de gestión de agresiones en nuestros espacios convertidos en disputas online de los que ni hoy queda ya rastro, ni llega aviso al resto de colectivos potencialmente interesados para que articulen una respuesta).

El año pasado, FB nos lo puso fácil: directamente baneó todo nuestro dominio de sus servidores sin respuesta alguna, salvo un «you shared political contents» sin posibilidad de enmienda. Durante un breve período intentamos, al menos, corta-pegar aquellas situaciones más urgentes o que requiriesen una difusión «extraordinaria», pero tanto la calidad del formato del texto como la dificultad para agregar links, imágenes, etc. nos suponía, al final, los X minutos de buscar la info, los Y de verificarla, buscar fuentes, añadir imágenes y maquetar, y ya los Z de encima tener que ponerlo en FB. Para algo que antes serían X-Y-Z minutos ahora estábamos empleando casi una hora para lo que antes nos suponía 10 minutos, empeorando, y mucho, nuestra capacidad para hacer cosas realmente productivas como deglutir textos y propuestas y poder fundamentarlas con garbo. Luego llegó, también, TW, y lo que antes eran conversaciones vía mail con compas a los que sentíamos cercanos se convirtió en un frío «follow» y horas y horas diarias con el scroll para llegar a la info que realmente interesa descartando un montón de ruido por el camino. Porque de eso se trata esta economía de la atención, darte un pequeño refuerzo positivo cuando a alguien «le gusta» lo que expresas (aunque en la vida real te resultaría idiota que te sobaran el lomo por compartir una reflexión sin rebatírtela o complementártela) y por lo demás tenerte todo el día mirando una pantallita que pita y vibra mientras desatiendes lo que está a tu alrededor.

Desde esta web seguimos apostando por la contrainformación de calidad, documentada, meditada, perdurable en el tiempo y, sobre todo, fuera de la lógica capitalista y autogestionada. Rehuímos de lo espectacular, del arte por el arte, de la performatividad de discursos vacíos cuando no se acompañan de una praxis constante. Por eso nunca verás un anuncio en esta página, ni reivindicaciones de ciertos actos a los que no podamos ofrecer una cobertura legal e informática adecuada que asegure, valga la redundancia, su seguridad; ni una cesión de datos a terceros, ni fotos de gente que no quiere ser fotografiada; ni una información sin su fuente original para poder contrastarla; ni una imagen a la que no intentemos, al menos, acreditar su autoría para quien así lo prefiere. Y ese esfuerzo, como les ocurre a los compas de «La Rebelión de las Palabras», cuesta, desgasta, supone dedicarle muchas más horas al día para tener mucha menos difusión y aportes críticos o debate. Y con ellos os dejamos para que os cuenten su análisis de la situación.

 

 

Surge el grupo de apoyo Quemando Arcas.

Hemos recibido en el correo eletrónico, la noticia de que se ha creado este grupo de apoyo a las compas represaliadas hace ya casi un año y acusadas de terrorismo.

Compartimos toda la información que nos mandan y enlazamos el blog más abajo y en nuestra columna de la derecha, donde quedará permanentemente.

¡Solidaridad con las compañeras encausadas en la operación Arca!

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Hola compas!
Queremos recordar que el 13 de mayo de 2019 el Estado español volvió a desplegar su aparato represivo contra el movimiento anarquista en la llamada Operación Arca, llevándose detenidas a dos compañeras bajo la acusación de terrorismo y siendo investigadas por diversos ataques a inmobiliarias, cuerpos represivos, bancos y partidos políticos.
A día de hoy, casi un año después, continúa la investigación sobre las
compañeras y su entorno, y sobre las campañas y acciones que reivindican algunos sectores del anarquismo madrileño. A raíz de esto hemos creado el grupo de apoyo Quemando Arcas y desde este os escribimos hoy.
Queremos invitaros a solidarizaros con las compañeras represaliadas y a compartir nuestro repudio por las instituciones y su aparato represivo, de cualquier forma que veáis. Os adjuntamos el nuevo blog del grupo de apoyo en el que iremos subiendo las novedades del caso, futuras convocatorias, muestras de solidaridad y diferentes textos. Os animamos también a difundirlo y a estar atentas.
Un fuerte abrazo ¡LA SOLIDARIDAD NUESTRA MEJOR ARMA!

https://quemandoarcas.noblogs.org/

 

Cartel:

 

Madrid cuarentena city nº2

2º de «Madrid Cuarentena City», mediados de abril, publicación por la
guerra social en tiempos de estado de alarma.

En este número podéis encontrar:

-Todo va a ir bien.
-Trabajo, producción y consumo. La rueda de la explotación continúa.
-Crónica de la guerra social en estado de alarma.
-La solidaridad como arma.
-La ciudad: caldo de cultivo para enfermedades y control social
-De aquellos fangos estos lodos.
-Llamamiento a extender la okupación: «Okupa la cuarentena»

 

Para descargar en PDF pinchar en la imagen:

 

 

 

[Madrid] cuarentena city: nueva publicación anarquista.

Compartimos con todxs el primer artículo a modo de introducción de esta nueva publicación gestada en tiempos de cuarentena y por la guerra social.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Sale a la luz el primer número de una nueva publicación anarquista en
Madrid, en tiempos de Estado de Alarma, por la extensión de la guerra
social.

Contenido:

-Hacia aguas desconocidas
-Que vuelvan las huelasgas. Que proliferen las okupaciones. Que lleguen los saqueos
-Sobre el ataque a nuestros lazos
-Crónica de motines, fugas y sucesos en las cárceles y CIES a causa de la crisis del coronavirus
-¿Volver a dónde? ¿Volver a qué?

Hacia aguas desconocidas

Llevamos más de una semana en estado de emergencia. La capacidad destructiva del virus no es algo ya cuestionable. Pero nos gustaría hacer unos apuntes sobre sus consecuencias no clínicas y sobres sus orígenes.
Si el COVID-19 surgió por un murciélago o por un intento estadounidense, que se ha ido de las manos, de deshabilitar la economía china, nos parece poco relevante ahora. Este virus, como otros anteriores en la historia que masacraron poblaciones enteras en la Amazonía, Mesoamérica,
África y Oceanía, es un fenómeno biológico. Pero el contexto donde nace, la forma en que se propaga y la gestión de este son cuestiones sociales.
Este virus es el resultado de un sistema que mercantiliza cada proceso, objeto, relación o ser vivo en la tierra. Extendido rápidamente por la macroconcentración de mano de obra y corpus consumista de las ciudades, que se alimenta de la agroindustria y la ganadería intensiva. Un flujo constante de bienes humanos (5.000 millones de personas vuelan anualmente alrededor del planeta) a velocidades frenéticas, reflejados en 200 caracteres y 5000 likes.
Es precisamente este empeño en artificializar todo, hasta nuestras
emociones, basando todo en el beneficio, viendo el mundo a través de una pantalla, dejando que nuestra mente sea colonizada por la “eficacia”, lo que nos ha llevado a una pérdida paulatina de lo “humano”, de lo “vivo”.
Facilitando que medidas tan extremas, en las que solo hay dos motivos para salir de casa (trabajar y consumir) hayan entrado de una manera no exageradamente traumática. A la vez que se nos plantea como vía de escape las mismas dinámicas tecnófilas que nos han conducido al desastre. Si a esto le añadimos el miedo, el gobierno del miedo, terminamos perdiendo el norte y reinterpretando conceptos como el de responsabilidad o solidaridad.

Serás tildadx de irresponsable, por ejemplo, si no te sometes al arresto domiciliario voluntario. Menuda perversión del significado, que no es otro, en realidad, que el abrazo entre el corazón y la cabeza, entre el análisis, la decisión y la acción. Con ese grito de “inconsciente”, como poco, que recibirás desde la ventana si vas, por ejemplo, de la mano con tu compañerx por la calle, se te está gritando, en realidad, “¡obedece la norma!”. De la misma manera sucede con las llamadas a la solidaridad que son traducidas por servidumbre voluntaria colectiva cuando se convierten en un acrítico #yomequedoencasa.

¿Qué pasa con las cientos de personas que se acumulan en Atocha y y Chamartín entre 6.30 y 8.30 de la mañana? ¿Por qué no se han paralizado las obras de construcción de edificios en una ciudad que tiene un excedente desorbitado de viviendas? ¿Las personas hacinadas en IFEMA no son personas? ¿Es desquiciante estar una semana encerrada? ¿y pasar 5, 10, 15, 30 años y que ahora no puedas recibir ni una visita, ni un vis a vis y en muchos casos las llamadas y el correo absolutamente restringido? Por citar solo algunos hirientes ejemplos.

Para las personas que no tienen hogar ya no es posible una anónima
supervivencia, ya no pueden pasar desapercibidas cuando la jungla de
cristal se ha convertido en un desierto de hormigón. Son, más si cabe
que antes, personas prohibidas. Que en el mejor de los casos serán
pastoreadas hacia rediles como IFEMA. También se ha desatado la, ya de por sí exacerbada, impunidad policial contra lxs otrxs prohibidxs, lxs que no pueden acreditar mediante escritos burocráticos que son personas con “plenos derechos”, o que sus rasgos o color de piel inducen a los torturadores uniformados a pensar que no. (La prensa mayoritaria acredita numerosos casos de agresiones policiales en Lavapiés, Centro y otras ciudades). Porque una pandemia sigue siendo una cuestión de clase, de privilegio, de muertes no tan aleatorias.

No se nos ha otorgado el poder del augurio como a Casandra, pero sí, en cambio, la maldición de Apolo. Es decir, no tenemos la certeza de que estos pronósticos se cumplan (aunque hay evidencias inequívocas de hacia donde apunta el poder y muestras, ya fehacientes, de este tipo de medidas), sin embargo, nos tememos que difícilmente seremos escuchadxs.
Creemos que todas estas medidas de control se volverán permanentes, como ya ocurrió con las leyes antiterroristas tras el 11S, o recurrentes; que no nos extrañe que en el futuro seamos nuevamente llamadxs al confinamiento en circunstancias como tempestades, huracanes y todo tipo de crisis climáticas, que por seguro llegarán, o nuevas y viejas epidemias que volverán a llamar a nuestra puerta. Rastreo de movimiento por teléfono, controles biométricos y de temperatura, limitaciones de movimiento en función de estos… son una realidad ya y han venido para quedarse. A esto habría que sumar la precarización generalizada de la vida que vendrá a medio plazo, la socialización de la pobreza…

Llegados a este punto queremos compartir la idea de que el presente, o el pasado más bien, el mundo tal y como lo conocemos: basado en la dominación, con sus estructuras perpetuadoras de miseria, su ortodoxia, su afán liberticida… no nos vale. Y de ninguna manera queremos volver a él.

Empecemos a intentarlo. Teniendo en cuenta que hay gente que no nos gustaría infectar, rompamos el aislamiento. Actuemos, si es necesario, a nivel individual. En esta realidad incluso golpeando a ciegas es muy fácil acertar. Comuniquémonos, hablemos, circulemos información y seamos críticxs, forcemos los toques de queda, mapeemos el control (dónde y cuándo se patrulla, que espacios han quedado vetados, dónde habiendo abastecimiento…). Fomentemos las huelgas y el cierre de empresas. No queremos una gestión de la crisis. Queremos experimentar, chocar, luchar, conflictuar…
Esforcémonos por incidir en un presente aunque cuando levantemos la vista no veamos el horizonte. Quizá precisamente aquí se encuentre la clave, dejemos atrás verdades, convicciones y seguridades, naveguemos con pasión por la aventura hacia aguas desconocidas, hacia amaneceres de libertad y revuelta.

 

Pincha en el enlace para descargar en PDF:

MADRID CUARENTENA DEFINITVO.cleaned

 

[La Mancha] Empiezan los preparativos para el 8M.

Desde hace unos días han empezado las reuniones y coordinación de cara a la organización del 8M en Ciudad Real y otras localidades de La Mancha, donde hay gente organizándose para volver a llenar de lucha las calles ese día.

Pero lo que nos encontramos en muchas de estas reuniones es la consolidación de unos roles penosos, contra los que día a día luchamos y de los que intentamos alejarnos todo lo que podemos y que sin embargo, aquí parece que tenemos que tolerar sin más. En estas coordinaciones surgidas alrededor de esta fecha (no solo pasa con el 8M ni la lucha feminista) la crítica también desaparece.

Hay una serie de cosas que se suelen dar por hecho en estas quedadas, que no son asambleas por mucho que quieran llamarlo así, y que cuesta muchísimo combatir. Una serie de colectivos y dentro de ellos una serie de personas, tienen mucha más capacidad de decisión que otras. Esto es así por varios motivos: edad, visibilidad anterior y trayectoria, exposición mediática, relación con instituciones, etc. Forzando así a la consolidación de un feminismo, que se quiere único.

Si son solo unas pocas las dicen que el feminismo debe ser el de las instituciones, pactista y negociador, blanco, «abolicionista», nada combativo, que hable con los medios de comunciación y que colabore o esté directamente integrado en partidos políticos y sindicatos, y solo esas pocas lo cumplen porque tienen ese privilegio, manejan todos los hilos que lo permiten, niegan otros discursos y realidades y se aprovechan además que otras compañeras rechazan ser partícipe de esas prácticas por no considerarlas legítimas o afines, consiguen la imposición de un discurso y la criminalización y exclusión de ideas, prácticas y sujetas políticas.

Eso es su intención, pero de esas sujetas políticas excluidas de una lucha que debería de arroparlas, cuidarlas, apoyarlas y reinvindacarlas surge una lucha feminista que combate toda autoridad.

No sabemos en qué momento se perdió la crítica a organizarse con partidos políticos, cuáles sean, o sindicatos vende obreras, carceleros y policiales, pero ahora mismo es una realidad constante no solo en la lucha feminsita, sino en otras muchas.

Tampoco podemos olvidar los ataques sufridos por la peña que el 25N apoyó en las movilizaciones que hubo en C-Real a las trabajadoras sexuales, donde ese feminismo que se dice pacífico y amable demostró que se sostiene en la violencia contra todxs aquellxs que se salen de su norma.

 

Contra toda autoridad, por la libertad.

 

 

Grupo antiabortista lleva más de 20 años a las puertas de la clínica donde se llevan a cabo abortos en Miguelturra, Ciudad Real.

Hemos recibido un correo electrónico donde se informa de la asociación que hay detrás de esas convocatorias; el apoyo que reciben desde la administración, sus ideas totalitarias y un poco la manera que tienen de funcionar.
También nos dicen que desde noviembre, se sabe que varias personas están yendo a apoyar y evitar que increpen a las que van a informarse, abortar, o ya lo han hecho y tienen que soportar el cuestionamiento de este grupo.

Haciendo una búsqueda en internet, aunque ya muchxs habíamos oído hablar de esto, se puede comprobar que los antiabortistas son de la Sociedad San Vicente de Paul. Es una organización religiosa católica internacional, que tiene presencia en Ciudad Real y que realiza su actividad en el «Centro de Integración Social que gestiona en la capital donde ofrece atención integral a mujeres, apoyo a mujer embarazada y madre y familias en riesgo social». En realidad, el objetivo final de esta gente es la imposición de unas maneras de vivir, pensar y actuar, insluso para con nuestro propio cuerpo. Si no, no se entiende que una de sus actividades más constantes e importantes sea la de plantarse cerca de la clínica donde se practican abortos a cuestionar a las personas que han decidido, o están pensando, abortar.
Además el hecho de que te ofrezcan recursos y asesoramiento solo en caso de que sigas adelante con el embarazo es un chantaje tan descarado como asqueroso. El objetivo último es que no abortes, el ofrecer «ayuda» (una ayuda paternalista, condescendiente, temporal y que para nada aborda todo lo que conlleva la decisión de seguir o no con un embarazo) solo es el medio para conseguirlo.

Rosa Romero en la bendición del piso regalado

Como no podía ser de otra manera, a la Sociedad San Vicente Paul le han apoyado desde el PP, pasando por Vox y siguiendo por el PSOE. En el 2014 el PP de Rosa Romero les entregaba un piso, así de gratis, que luego era bendecido (sí, bendecido) con la presencia de la alcaldesa. Ese mismo año Vox les hacía entrega de varios kilos de alimentos que habían recogido.El PSOE, lejos de acabar con los privilegios, donaciones y subvenciones que reciben, las ha mantenido intactas.
También entidades privadas como La Caixa, a través de su obra social o Globalcaja Cuenca, la financia.

El ahora diuptado nacional de Vox, Chamorro, entregando alimentos a la asociación.

Que esta gente lleve yendo todos los martes durante 20 años, a las puertas de una de las dos únicas clínicas donde se practican abortos que hay en Castilla-La Mancha sin que, hasta donde nosotras sabemos, haya habido contestación, nos llena de pena y rabia.
Pero también nos ilusiona saber, por lo que nos dicen en el correo, que un grupo está yendo también todos los martes, a solidarizarse y apoyar, en la medida que puedan, a las personas que acuden a la clínica.

Desde este proyecto de contrainformación les mandamos mucha fuerza y cariño y nos ofrecemos a difundir lo que necesiten. Ese trabajo constante y poco llamativo es agotador, pero imprescindible para que una lucha se gane.
Luchar contra el antiabortismo es luchar contra el fascismo.

Sacar vuestras manos y rosarios de nuestros cuerpos.

 

* Toda la información así como las fotos se han obtenido de diarios digitales como miciudadreal, lacomarmadepuertollano, lanzadigital, cadenaser, etc., o en las propias RRSS de la asociación San Vicente Paul.

Huelga de hambre rotativa: Enero.

Empezamos el año 2020, y sigue la huelga de hambre rotativa que presxs en lucha iniciaron el pasado septiembre. Recordamos que la principal reivindicación es pedir la excarcelación de lxs presxs con enfermedades graves y denunciar la desatención sanitaria y las muertes en prisión.

Este mes de enero están en huelga de hambre Carmen Badía Lachos, desde la cárcel de Zuera (Zaragoza); Jorge Alfonso Vázquez Campillo, desde la cárcel de Valladolid (Valladolid); y Sebastián Quiñones Vargas, desde la cárcel de Lledoners (Barcelona).

Aquí el cartel que hemos elaborado para este mes. Animamos a todxs a escribirles y mostrarles nuestro apoyo.

¡NO DEJEMOS SOLXS A LXS PRESXS EN LUCHA!

 

Comunicado de «Individualidades» sobre lo ocurrido en Ciudad Real en la manifestación contra las violencias machistas el 25N.

Hemos recibido en el correo electrónico un mensaje que adjunta un comunicado donde se explica lo ocurrido en Ciudad Real durante las movilizaciones que en esa localidad se desarrollaron en el marco de la jornada de movilización del 25N.

En un momento dado varias mujeres decidieron sacar una pancarta donde señalaban una de las violencias machistas que existe, en este caso también dentro de una parte del feminismo; la que se da contra las trabajadoras sexuales.

Desde este proyecto mandamos un gran abrazo a las compañeras que tuvieron que aguantar el acoso y hostigamiento pero que han permitido, no sin pagar un coste, que se empiece a señalar y cuestionar un feminismo que quieren hacer pasar cómo único y hegemónico, pero que para nada lo es.

Hay mucha gente en La Mancha, más de las que muchas creen, que no se identifican con un feminismo tránsfobo, putófobo, clasista, racista, institucional o punitivista. Las jornadas que organizaron en el campus de Ciudad Real de la UCLM, algunas asociaciones feministas locales, sirvieron para inundar ese espacio de basura tránsfoba y putófoba. Eso estaba lleno de políticos y policías que aconsejaban a las mujeres lo que según ellos, tienen que hacer. Que triste que en algunos temas, costase diferenciar esas jornadas del mitin de VOX que unos mese antes se hacía también en el mismo campus.

 

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Ante la violenta situación vivida el pasado lunes 25 de Noviembre, durante la manifestación contra las violencias machistas, el grupo de personas que portaba la pancarta a la que se pidió la expulsión del acto, queremos manifestar las posturas que quisieron ser calladas, a través de este comunicado:

 

 

El pasado 25 de Noviembre, durante la manifestación convocada en Ciudad Real en contra de las violencias de género, un grupo de mujeres (no mixto) a nivel individual (no como colectivo) nos juntamos para visibilizar una violencia que sufren las mujeres y personas trans y que entendemos poco visible en esta ciudad, a través de una pancarta que alegaba “Basta de perseguir a las trabajadoras sexuales”.Tras hacer visible la pancarta una de las personas con acceso a la megafonía, se dirigió al público asistente alegando que había personas defensoras de la trata en la manifestación y animó al público a expulsarnos del espacio al grito de “fuera de aquí”, a lo que este respondió con un grito unánime, en contra de la trata, entendemos.

Consideramos lo que ocurrió como un acto violento, de enfrentamiento y tergiversación, por lo que queremos exponer con este comunicado nuestras posturas:

Nos unimos a la manifestación con la intención de: através del mensaje en la pancarta visibilizar una violencia dirigida a las mujeres que trabajan a través del sexo, ofreciendo su fuerza de trabajo desde su cuerpo, y NO vendiendo su cuerpo porque el cuerpo no se vende; exigir que disminuya la violencia ejercida hacia las trabajadoras sexuales (jamás hablamos de regulación, de apoyo a puteros o proxenetas, ni expresiones u objetivos similares).

Usamos nuestro derecho a manifestarnos, participando unidas y sororas en la lucha contra la violencia de género, sin otra intención que unir fuerzas con el resto de manifestantes y con un mensaje común: erradicar la violencia machista.

Decidimos hacerlo encapuchadas, puesto que, como nos mostró la experiencia, temíamos ser increpadas o agredidas por defender una opinión menos popular, pero jamás esperábamos lo que finalmente pasó. Al contrario de lo que se haya podido entender o interpretar en ciertos sectores, nuestra postura se aleja por completo del proxenetismo y trata de personas, de hecho, consideramos debe ser erradicada como cualquier otra forma de esclavitud.

Nuestro fin último, en materia de derechos laborales, es la abolición, sin duda, pero no la abolición única del trabajo sexual, sino la eliminación completa de cualquier trabajo asalariado, puesto que tenemos una visión crítica hacia el mismo, porque es violencia que sustenta y mantiene las bases del sistema capitalista.

La libertad y la libre elección son falacias en un sistema precario que controla, a través del trabajo, el tiempo y vida de las miembras de su sociedad. Asumir que existen puestos de trabajo mejores que otros, o que nos realizan y dignifican más que otros, es estar sucumbiendo al yugo de una realidad construida por y para perpetuar los deseos y pilares del neoliberalismo capitalista.

Sí, hay sesgo laboral por cuestión de género; sí, hay violencia laboral dentro del trabajo; y no, ésta no se limita al trabajo sexual, por lo que instamos a una crítica más profunda y menos moralista. Conocemos de primera mano cuales son los pasos a seguir para llevar a cabo una convocatoria de manifestación en conjunto con el Ayuntamiento y la policía, los motivos por los que no se ha acudido a la organización de dicha actividad han sido: el carácter de individualidades y no de colectivo que nos define y la creencia en una lucha autónoma y autogestionada, desvinculada de las instituciones del sistema y sus cuerpos de seguridad, así como el considerar legítimo salir a la calle sin previo aviso ni permiso.

Aunque comprendemos la necesidad de hacerlo si las circunstancias lo requieren. Entendemos que no existe una única corriente del feminismo y que la diversidad de posturas en temas especialmente controvertidos es una realidad. Sabemos que las líneas de trabajo y actuación de cada colectivo son diferentes y que esta diversidad suma permitiendo cubrir más campos.

Habíamos entendido que había una lucha común y que el enemigo no era la de al lado, sino el binomio capitalismo/patriarcado que coarta nuestra libertad, dicta nuestros caminos e impone unos roles que ahogan la capacidad de decisión y emancipación de las mujeres y personas no binarias.

Cuando en una manifestación para la eliminación de la violencia machista hay compañeras que no se sienten seguras, son increpadas y rechazadas por las que deberían ser un apoyo sororo, algo está pasando, algo estamos haciendo mal. Cuando desde un lugar de privilegio y poder se toma la voz señalando, insultando, acusando y estigmatizando a otras mujeres, echándolas del espacio, se rompe la sororidad y, además, se ejerce violencia.

Incluso situándonos en una posición de victimización paternalista y pensando en la bienintencionada idea de «salvarlas/nos» del trabajo sexual, la respuesta a la visibilización es putofóbica, acusatoria, y estigmatizante, ¿qué alternativas estamos ofreciendo para cambiar dicha realidad, para romper con esta opresión? ¿Qué seguridad les otorgamos? Esto solo confirma una cosa: estamos reforzando la violencia, invisibilizándolas, culpabilizándolas y lanzando un mensaje claro: «no os queremos en nuestro feminismo». Y eso, «compañeras», no es sororidad.

Creíamos que habíamos entendido e interiorizado todo esto, pero el lunes la realidad nos dio de bruces. Volviendo a referirnos a las diferentes posturas que convergen en el feminismo, pedimos un acto de reflexión, pues nuestra actuación no fue en pos de la apología a la prostitución, sino a una demanda a entender que el feminismo no es despotismo ilustrado en el que podamos vitorear un “todo para las putas, pero sin las putas” y en el que no podemos decir defender a quienes después ignoramos, insultamos o amenazamos, porque entre nuestras compañeras sabemos la realidad de ser trabajadoras sexuales y este lunes el feminismo abolicionista nos dio la espalda, nos calló la voz y nos señaló como culpables de la violencia que sufrimos.

Por todos estos motivos queríamos aclarar los puntos que podemos entender quedaron difusos o distorsionados por el momento y llamamos a todas las personas que trabajan a nivel individual y colectivo por la igualdad a que reflexionen sobre la lamentable situación vivida el pasado 25 en Ciudad Real que en vez de unirnos en un momento de lucha, dividió a las asistentes generando un entorno hostil que no debería repetirse.

Con todo ello, instamos a todas las compañeras a seguir luchando por la abolición de cualquier opresión y violencia de la que seamos conscientes y trabajando nuestro racismo, machismo, clasismo, homofobia, transfobia, capacitismo y especismo, entre otros ejes opresivos que interseccionan.

Por una lucha transversal y crítica. ¡Nos vemos en las calles!

Ciudad Real, 27 de noviembre de 2019

Individualidades

 

Video del momento de la agresión: https://www.youtube.com/watch?v=VJBPu1UcfIg&feature=youtu.be Minutos 3:25 y 5:20.

Comunicado 25N. Individualidades.

Defendamos el pueblo okupado de Fraguas.

Desde este proyecto de okupación rural, lanzan un llamamiento a la resistencia ante el posible desalojo inminente,  aprobado en su día por el PSOE y Podemos.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Escribimos estas líneas desde Fraguas, un pueblo okupado y rehabilitado en la Sierra Norte de Guadalajara. Pueblo que hace 6 años no eran más que ruinas y que mediante el trabajo y la ilusión de cientos de personas que han apoyado este proyecto autogestionado, asambleario sin jerarquías, con el principio de sustentabilidad con el medio natural que lo rodea, aprendiendo día a día a sostenernos cada vez menos atadxs al sistema capitalista, cuidando la tierra y recogiendo sus frutos, sin dañarla y aprendiendo a vivir en ella, ya que desde que nacimos sólo fuimos enseñadxs a explotarla. Practicando una existencia coleciva y no cayendo en el individualismo competitivo que promueve el modelo productivo capitalista. Rehabilitando con los materiales que nos da la tierra, las ruinas que mediante la expropiación fraudulenta en un primer momento dejó el estado franquista en el 68, expulsando para siempre a sus antiguos habitantes por un puñado de pesetas y para ser condenadxs a una vida de trabajo asalariado en la mayoría de los casos; y más tarde las prácticas militares que se llevaron a cabo en los 90.

Ahora mismo una sentencia dicta que “para restablecer el equilibrio” debemos pagar la demolición de las reconstrucciones realizadas y condena a más de dos años de prisión a 6 personas. La Junta de Castilla la Mancha (Podemos en coalición con el PSOE en la anterior legislatura y el PSOE con mayoría absoluta desde mayo) encubre así las atrocidades realizadas en el franquismo. Pretenden dejar en ruinas el pueblo una vez más, expulsando a sus habitantes y dejándolo en el olvido.

El Estado reprime cualquier intento de atacar o plantear alternativas a su dogma mercantilista. Proyectos autogestionarios y horizontales como este, que escapan a su lógica de consumo, están en su punto de mira. En esta lógica de dominio y control atacan Fraguas, al igual que han atacado y seguirán atacando cualquier iniciativa que se les oponga.

No podemos permitir que logren sus objetivos y nos aplasten sin más, tenemos que defender nuestros espacios liberados. Apoyándonos entre todxs tenemos más fuerza y entre todxs lo conseguiremos. Con toda la humildad queremos invocar el espíritu de otras luchas como las de Sasé, las Zad, Hambach, Errekaleor y otras muchas historias de resistencia, que sirven de semilla o inspiración para todxs.

Actualmente no hay una fecha concreta de desalojo pero este podría ser inminente y no lo vamos a permitir. Confluyendo distintos tipos de estrategias pero con la firme convicción de que aquí nos vamos a quedar y continuar experimentando formas de vivir al margen de la autoridad y el control.

Convocamos unas jornadas indefinidas de resistencia en el pueblo de Fraguas.
Pueblos vivos en lucha.

Detención de una compañera en Madrid acusada de daños en la sede nacional de Vox.

Compartimos la noticia que sacamos desde ContraMadriz y que ellxs recibieron por correo electrónico.
– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –
El pasado 25 de abril, una compañera era detenida y puesta posteriormente en libertad con cargos por daños a la sede nacional de VOX en Madrid.
Más allá de la inocencia o culpabilidad, toca cerrar filas en defensa de nuestros compañeros y compañeras. La lucha esta en la calle, siempre, y no en el parlamento y demás instituciones del Estado.
¡Venga la acción directa contra sus partidos y los responsables de nuestra explotación y miseria, contra el fascismo y la democracia!

Solidaridad y lucha

Algunxs anarquistas solidarixs
P.D: saludos solidarios a lxs compas italianxs en huelga de hambre y a las compañeras detenidas el pasado 13 de mayo en Madrid en un nuevo operativo antiterrorista.

1º Mayo ¿Trabajo asalariado? No hay nada que celebrar.

Lxs compas de Algrano Extremadura nos han envíando un texto que queremos compartir, en el que se critica el trabajo asalariado y el nulo cuestionamiento del mismo.

Todos los años en el 1º de Mayo, tenemos que aguantar una exaltación de la condición de trabajadorxs que no llegamos a comprender. Vender nuestro tiempo, salud, cuerpos, ideas, etc., por el terrible chantaje al que estamos sometidxs, nunca debería entenderse como algo de lo que estar orgullosx, sino más bien algo con lo que acabar cuánto antes.

El trabajo mata y destroza sueños.

– – – – – – – – – – – – – – – – –

Como cada primero de Mayo, se celebra el día internacional de las personas trabajadoras en una jornada festiva que toma su origen en una jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago, quienes fueron ejecutados en Estados Unidos por participar en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de ocho horas, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 y en la Revuelta de Haymarket.

Esta lucha tuvo en su origen unas motivaciones transformadoras de las condiciones de explotación laboral y social existentes en el momento, con propuestas claras de la dirección que debían tomar las trabajadoras y siendo plenamente conscientes de las condiciones de esclavitud impuestas por el régimen sistémico estatista, industrializado y capitalista.

En el panorama actual, las reivindicaciones realizadas desde la legalización de los partidos y sindicatos quedan muy alejadas de las reivindicaciones exigidas por el movimiento de las asambleas y la autonomía obrera, “momentos revolucionarios en los que la clase obrera tendía a autoorganizarse en base a criterios de democracia de base y consejista, intentando ir más allá de la mera reivindicación económica o política”.

¿Dónde queda la memoria histórica del proletariado? ¿Dónde quedan el rechazo al trabajo y la mercancía, el internacionalismo y la clase obrera por encima de los pactos y la burocracia, la destrucción del Estado y el capital y la búsqueda pragmática de la liberación total?

En el paralelismo existente entre la legalización de partidos y sindicatos y la decadencia del movimiento obrero y la desestructuración del tejido social comunitario. Dejando a la vista los resultados, estos organismos no solo no han logrado ni un mínimo avance en las conquistas sociales sino que se han vuelto cómplices y responsables ante la población del sumiso papel progresista y reformador que han tomado en el sistema imperante de dominación: Estado, capital y trabajo.

La burocracia sindical y política apaga los fuegos existentes de las reivindicaciones sociales, son un lastre para el avance, sus mega estructuras lejos de facilitar la organización y el activismo social, fagocitan las capacidades y las fuerzas, a la vez que ralentizan y desactivan el poder transformador y revolucionario de la propuestas y acción de las bases, delegándoles un papel pasivo en organizaciones asistencialistas y despolitizadas de la realidad social.

El trabajo asalariado como engranaje de la maquinaria de explotación industrial capitalista, de las desigualdades, de destrucción del territorio, y la defensa del Estado como orden regulador, aceptar por convencimiento propio el sometimiento al trabajo forzado por la mísera obtención de un salario fruto del secuestro sistemático del esfuerzo total realizado quitando la plusvalía que obtiene la empleadora o empresaria de la explotada. Esto es consecuencia directa de la situación enfermiza a la que se ve expuesta la población tras la pérdida sistemática, estigmatizada y manipulada de la memoria colectiva de autonomía, lucha y organización; y el saqueo de los recursos de gestión comunal.

Ante el golpe a la acción social que ha sufrido España desde la Transición y los Pactos de la Moncloa, la pérdida de autonomía de los movimientos sociales y la falta de orientación del movimiento actual y de posicionamientos revolucionarios en los discursos,

La perspectiva sindicalista tradicional debería ser la mejora notable y directa de las condiciones sociales y laborales, de los espacios y las formas de organización de las trabajadoras, reducción de la jornada laboral al número de hora suficientes para llegar al pleno empleo y consecuentes mejoras salariales, la defensa del territorio o de la economía local; no la intermediación o defensa con espíritu reformista del sistema capitalista y de sus vasallos, la aceptación de la trampa y el juego democrático como presencia viva postfranquista o la aceptación de la monarquía parlamentaria de un estado liberal vendido a los intereses de los bancos y el mercado.

Aunque esa trayectoria creemos que sea la más cercana a lo orígenes sindicalistas, ya no consideramos que sean suficientes en las exigencias requeridas para la emancipación y la liberación social proletaria.

Si han caído otros sistemas económicos por las condiciones sociales, ahora no estamos en condiciones mejores de mantener la estructura que en otros periodos, cuando nos vemos obligadas a trabajar para poder mantener nuestras vidas en la máxima precariedad.

No queremos más reformas, ni subvenciones, no queremos asistencialismo, ni representación, no queremos delegar nuestra participación y actitud política a terceras personas alejadas de nuestras propias realidades y necesidades, no queremos trabajar para sostener este sistema, ni volver a ser remuneradas por la expropiación de nuestra libertad y el secuestro de nuestro tiempo. No queremos que aniquilen nuestras ultimas capacidades de responder de una manera digna a la ilegitima condición de siervas y esclavas del dinero y de las normas.

Queremos la transformación del estado actual de las cosas. La destrucción del capitalismo como sistema económico y de relaciones. Contra los bancos y las corporaciones mercantilistas. La destrucción del Estado y sus instituciones burocráticas, a través de las cuales ejerce el monopolio del uso de la fuerza y la violencia, y la legitimación de las desigualdades.

Contra el avance del progreso y la industrialización de cualquier actividad productiva, de los servicios y de la vida cotidiana. Contra la tecno-ciencia y su dominación.

Nos solidarizamos con todas las formas de rebeldía hacia lo establecido, porque consideramos que en la búsqueda de la libertad de un mundo esclavo no existe un solo camino, y en el aprendizaje a través de la práctica siempre podremos redefinir la estrategia de los cimientos “de un mundo en ruinas y por construir”.

Apostamos por la creación de colectivos, redes y grupos de afinidad, y de proyectos horizontales que tenga un sentido anticapitalista y autónomo. Por la práctica de la acción directa y la desobediencia civil como métodos diario de transformación y medios, para el fin mismo. Por la vuelta a los comunes y a la colectivización. Por la economía de subsistencia sin nocividades. Por la búsqueda de libertad e igualdad desde la defensa de los territorios.

“Somos consciente del choque moral que pueda suponer hablar en contra y por la abolición del trabajo en un mundo organizado en torno a él, donde quien lo tiene, aun en las condiciones más miserables, lo defenderá con uñas y dientes y quien no lo tiene pedirá a gritos que la exploten, pues es su derecho constitucional estar explotada”.

Queremos la autonomía de nuestras vidas, y la autogestión de nuestro tiempo.
Por el fuego de las asambleas “donde aunque nada es seguro todo se vuelve posible”

QUEREMOS VOLVER A SENTIR QUE SOMOS PARTE DE ESTE MUNDO BELLO Y SALVAJE
AHORA LO QUEREMOS, TODO. ABAJO EL TRABAJO

Extremadura, 1 de mayo de 2019

Mil motivos para rebelarse, mil pantallas que lo impiden. Sobre la utilización de cámaras en las movilizaciones.

Compartimos este texto sacado de la página de lxs compas de Briega. En él se trata un tema que para nosotrxs es cada vez más urgente (re)plantear: la falsa necesidad de grabar cada acto de nuestras vidas, incluidos momentos en los que actuamos ilegalmente o que, aun no siéndolos, puede servir para afinar el control.

– – – – – – – – – – – – – – – – — – – –

 

Mil motivos para rebelarse, mil pantallas que lo impiden. Sobre la utilización de cámaras en las movilizaciones.

Hace ya unos años unas cuantas personas implicadas en los movimientos sociales de Cantabria recibieron una notificación de que estaban imputadas por participar en un escrache al entonces presidente de Cantabria Ignacio Diego.

El 17 de Febrero de 2015, día del escrache, no hubo tantas identificaciones como imputaciones posteriores. Esto quiere decir que estas personas fueron llevadas a juicio mediante la identificación visual. Aunque en el campus universitario de la UC hay cámaras de videovigilancia, sin duda muchas de las imágenes grabadas en aquella acción no fueron captadas por éstas, sino de las propias manifestantes.

Afortunadamente, las personas imputadas ya no tienen nada que temer al respecto, pues han sido absueltas. Sin embargo, la lógica de fotografiar, grabar, retransmitir y divulgar todo cuanto hacemos y cada uno de nuestros movimientos en manifestaciones, concentraciones y otras acciones de diverso tipo está integrada hasta la médula en militancias y/o activismos varios. Por ello parece importante poner de ejemplo el caso represivo de “Preguntar No Es Delito” por las graves consecuencias que tuvo para quienes lo vivieron en primera persona. Sin embargo, cualquier acción actual podría servir para abordar esta cuestión.

Si bien el contexto desarrollado e hipertecnologizado que vivimos impone unos medios y unas formas de hacer concretas, la apropiación acrítica de estos medios por parte de los movimientos que quieren subvertir el orden social, (si es que quieren subvertirlo) nos parece una carencia y/o un punto que señalar.

Si nos retrotraemos a antes del 2015 e incluso antes del 2011, época del 15M, momento culmen en esta práctica de retransmitir la calle en Internet a través de las inexplicablemente llamadas “redes sociales”, no era tan raro encontrar manifestaciones en Cantabria con una cultura de la seguridad caracterizada por llevar rostros encapuchados y cortar a quienes se ponían a grabar. El hecho de que estos ejemplos no sólo tuviesen como causa ese cuidado consciente frente a la represión, sino otros factores como el estético, es otro tema a parte que no invalida el primero. La cuestión es que por lo menos existían muestras de una conciencia de lo que puede suponer la represión e intenciones de ponerlo un poco más difícil a quienes se encargan de llevarla a cabo.

Pero nuestro presente se ha mediatizado hasta tal punto de que está dejando de existir como tal. Hablamos de manifestaciones antifascistas con cámaras por todos lados con los rostros de sus participantes; de concentraciones contra desahucios en el que hay más periodistas y flases que personas solidarias con la causa; marchas con vídeos en los que se escuchan hasta las conversaciones informales del recorrido; debates a disposición de cualquiera que quiera, sin necesidad de habitar el espacio en el que se llevan a cabo; y un largo etcétera de sinsentidos en la mayoría de las veces probablemente bienintencionados, pero no por ello exentos de responsabilidad frente a lo que implican.

Algunos de los motivos por lo que creemos que esto pasa son:

 

La dependencia de la opinión pública y la prensa:

Muchas personas empiezan a politizarse bajo el paraguas de la música y la cultura. Muchas canciones protesta hablan de los medios de desinformación, de la manipulación, de los intereses que mueven a los Mass Media, del periodismo mercenario, etc. Sin embargo, la crítica no suele pasar del victimismo y aunque nos manipulen, la entrega y dependencia en las dinámicas militantes y/o activistas es enérgica. De esta manera, la opinión pública se presenta como una de las formas más eficaces de ejercer el control preventivo de quienes salen a la calle a protestar.

Toda una serie de dinámicas y comportamientos reprimidos para que la prensa hable bien de nosotrxs. Sin embargo, la opinión pública es como un fantasma. Sólo existe cuando la temes, porque en cuanto nos atrevemos a contactar con la gente en la calle, nos damos cuenta que no todo el mundo piensa como la tele dice, que nuestros miedos al rechazo no responden por completo a la realidad y que el pensamiento único no está tan instaurado como a muchxs les gustaría.

Preparamos las cámaras para captar aquellas imágenes que representan aquello que es tolerable por el sistema, aquello que la prensa es capaz de digerir y procesar.  La prensa y el temor a sus titulares domestican y homogeinizan nuestras movilizaciones. Incluso cuando algunxs se esfuerzan porque todxs salgamos bien en la foto, no caigamos en provocaciones ni demos una “mala” imagen, tampoco suelen poder evitar que las noticias salgan al día siguiente tachando de vagos, marginales y/o violentxs cuando es necesario.

 

La obsesión por la cantidad:

Uno de los fines que habitan en los motivos que nos llevan a grabar todo es la obsesión por ser muchxs, o mejor dicho, por aportar esa imagen. La demostración de fuerza no se mide ya en aspectos cualitativos como podría ser el hecho de cumplir los objetivos de una acción, sea cual sea, o el de intervenir de otras formas que no sean la búsqueda de la gran foto, como cortar una carretera para ser más visibles a pesar del número de personas que seamos. Se mide en términos cuantitativos. En función de cuantxs seamos, estaremos más legitimadxs para actuar y si no somos muchxs, aunque no cancelemos la actividad, entonces lo más importante es que las fotos saquen la panorámica que pueda grabar más cabezas por metro cuadrado posible. Eso es lo que el periodismo sabe recabar mejor: lo medible, lo contable. De la misma manera, las cámaras que casi todxs llevamos en nuestros móviles también responden a una lógica del cálculo y las cuentas. La dignidad de una causa la valoramos en función de cuántas personas acuden a un acto. Es el principio demócrata de que la legitimidad lo dictamina la mayoría y algo es legítimo y justo si la mayoría lo ampara. Es así como reproducimos el orden social que decimos querer cambiar.

 

La ingenuidad ante la represión:

La represión no ocurre únicamente si haces algo que está fuera de los márgenes de la legalidad. La represión opera en el mismo momento en el que no decidimos por dónde, cómo, ni cuándo llevaremos a cabo nuestras protestas. No obstante, aquello que más comúnmente entendemos por represión, a golpe de multas y/o detenciones, no ocurre sin una previa preparación. Quienes no entienden por qué protegerse de las cámaras, pues no comprenden por qué hay que esconderse, están pensando que el poder sólo ejerce su violencia cuando responde a un acto ilegal, así como la prensa sólo contará “malas cosas” cuando no nos esforcemos en aparentar una postura correcta. Al fin y al cabo es como decir que la justicia nos protege y que la prensa nos ayuda.

Sin embargo estamos en la era de las identificaciones visuales y el desarrollo tecnológico de mecanismos de control que permiten encausar y destrozar la vida a personas sin que nadie se entere. Esto sucede gracias al silencio que brinda seleccionar a la futura persona represaliada y no intervenir necesariamente en el acto, de tal manera que no pueda haber una respuesta colectiva inmediata y gestos de solidaridad y rechazo. La carta al buzón o el portazo en la puerta son los siguientes pasos.

El infierno de seres aislados en la virtualidad se refuerza con esta represión medida y discreta, pero también con la continua lluvia de fotos y grabaciones sin criterio que ahorran trabajo a las fuerzas de seguridad y trasladan el campo de batalla de la calle a internet.

Mientras la burbuja de impotencia y frustración se retroalimenta en las “redes” con burlas, insultos y descalificaciones entre contrincantes políticos de distintas ramas ideológicas de derecha a izquierda y más allá, todas esas imágenes utilizadas, sirven de base de datos para la represión en curso.

Como muchos medios que se utilizan hoy en día y a pesar de las contradicciones, las fotos pueden ser útiles en ciertos casos, Dar a conocer una redada racista de la policía,  difundir una injusticia para alimentar la solidaridad y la contestación, o demostrar una versión que ayude a defendernos legalmente de lo que se nos acusa (si es que así queremos actuar) etc. Una vez más volvemos a Preguntar No Es Delito para ejemplarizar esta cuestión, ya que una de las pruebas más importantes a favor de lxs compañerxs fue un vídeo llamado “El Subjetivo” hecho por ellxs mismxs para defenderse.

Por ello, la propuesta es no dar las cosas por hecho, no hacer de nuestras acciones reality shows, no utilizar las herramientas acríticamente, tener en cuenta a quién benefician realmente nuestras dinámicas, si a la represión o a la libertad, y actuar en consecuencia.

Autor: Gente que se moviliza